MORELIA, Mich., 7 de abril de 2020.- Muchos empresarios esperaban un plan que abordara temas fiscales, jurídicos y obrero patronales, algo de sensibilidad por parte del Gobierno Federal en un verdadero plan de contingencia, a decir de Carlos Enríquez, presidente de la Asociación de Industriales de Michoacán (AIEMAC).

Básicamente, explicó el empresario, sería eliminar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) un mes o la mitad de ese impuesto o recorrer sus pagos; “por ejemplo, terminamos marzo donde estamos obligados a presentar la declaración anual, mientras estamos preocupados por cerrar, yo creo que mínimo se pudieron haber recorrido las fechas de las vigencias para declarar el año anterior y así poder pagar impuestos sobre eso”, explicó.

Carlos Enríquez indicó que debería ir el tema por lo fiscal, recorrer las declaraciones del IVA, aunque el lSR en el empresariado es el que va directo al bolsillo, a la empresa y es un impuesto sobre trabajar, es decir, una empresa que está trabajando, que está generando, paga este impuesto; “yo creo que sobre esta línea era uno de los grandes puntos que debían atenderse”, indicó.

Otra línea que debió atenderse para el empresario, algo no fiscal, es la referente a las obligaciones obrero patronales, “no en los sueldos, pero si lo que queremos es tener como un punto focal y que todos como equipo estuviéramos cuidando los empleos, yo creo que si le pides al empresariado: ‘no corras a nadie y no les descuentes absolutamente nada’, lo menos que el gobierno podría decir es: ‘mientras tanto no me pagues el Infonavit o no me pagues el IMSS en dos meses, en tres meses, o te lo recorro y te los cobro en enero”, expresó.

Hay muchas maneras de hacerlo, para mostrar sensibilidad, dijo, y que el programa realmente estuviera cuidando los empleos; “porque dejar los empleos que estén al cuidado solamente del empresariado, pues también parece muy poco responsable por parte del Gobierno Federal”, aseguró el líder empresarial.

En las declaratorias que se han hecho, los empresarios no terminan de estar en un cuadro legal, formal, de la crisis en la que se está pasando, manifestó Carlos Enríquez, quien afirmó no saber si esto a propósito, pues deja a cada empresario apostando por la responsabilidad social de cada empresa, y a la capacidad económica de cada empresa; eso va definiendo qué puede y qué no puede hacer dentro de lo que legalmente se puede.

Ésto no termina de ponerlos en un cuadro o en otro; “entonces cada quien tiene que negociar con sus personas, con sus colaboradores y también con sus clientes y proveedores para ir sensibilizando a toda la cadena”.

Pero no se encuentran en ningún esquema legal o jurídico donde se puedan respaldar las decisiones o determinaciones que como empresas están pasando, explicó. Esa parte de certeza legal jurídica también es muy importante, porque no se puede estar en un punto de no estar en un lado ni en otro, no estamos trabajando, pero tampoco estamos en crisis ni en un momento de excepción que marcan leyes que ya existen, y ahí es donde hay un punto grave también”.

Hay áreas fiscales, áreas jurídicas y áreas obrero patronales que pudieron atenderse desde la federación, y añadió que seguirán insistiendo en que esto suceda porque no pueden hacer como si no existiera; “el Gobierno Federal está ahí, tienen en algún punto que sensibilizarse y esta es una crisis que creemos va iniciando y no vemos cerca el final”, concluyó.