MORELIA, Mich., 31 de mayo de 2018.- Con el ingenio puesto en mejorar las condiciones del medio ambiente, jóvenes del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM) se enfocaron en la creación de un combustible no contaminante.

Se trata de estudiantes de la carrera de Ingeniería Bioquímica, quienes desarrollaron un proyecto de investigación para elaboración de pellets a partir de bagazo de Agave Cupreata, con el cual pretenden disminuir los problemas de contaminación del residuo del agave o fibras que se generan cuando extraen el jugo.

Actualmente la gran cantidad de residuo es de hasta 12 toneladas derivadas de 72 toneladas del agave, cuyos restos quedan a la intemperie y se convierten en una fuente de contaminación, por ello, los estudiantes sugieren la elaboración de pellets, que es material densificado para convertirlo en un biocombustible que requiere poca energía para su reutilización sin que contamine al ambiente.

Lo anterior, debido a que normalmente los productores queman el bagazo sin convertirlo en pellets, generando mucho humo contaminante por la expulsión de monóxido de carbono que se produce cuando las combustiones son incompletas.

El proyecto es sustentable porque se dispone de la biomasa lignocelulosa que es reutilizada porque se convierte en una fuente de energía que puede servir para los mismos productores de mezcal.

Los alumnos que encabezan este proyecto son Iván Chávez Guízar y Adalberto Torres García, quienes extraen de las fibras o gabazo la miel pegada o jugo dulce que quedó como residuo, se lava y posteriormente se muele; al convertirlo en polvo fino, lo comprimen para convertirlo en pequeños cilindros que no requieren tanto oxígeno para generar energía por el poder calorífico que producen.

Eya que en temporada que se produce mezcal, el bagazo no es reutilizado y solo se vuelve una fuente de contaminación.