Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
rector
Foto: Especial

Acreditación de Químico Farmacobiología es un reto de unidad: Medardo

Redacción/Quadratín
 
| 01 de diciembre de 2016 | 17:44
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 1 de diciembre de 2016.- Celebrar el año del Centenario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo con la acreditación del programa académico de la Facultad de Químico Farmacobiología es el reto para la comunidad de esta dependencia, el cual sólo se podrá alcanzar con unidad, afirmó el rector Medardo Serna González.

Durante la celebración del LVIII Aniversario de la Facultad y con motivo del Día del Químico, Serna González llamó a no atender las voces que se han pronunciado por la supuesta desaparición del programa de Químico Farmacobiólogo o que vaya a ser disminuido a una carrera técnica.

Por el contrario, explicó, la acreditación del programa de licenciatura es un reto que se debe asumir porque ya se tienen los elementos para solicitar la visita de las instancias acreditadoras, para así llegar al 2017 con un programa acreditado. Por ahora ya se avanzó de manera importante con la autoevaluación, destacó.

Acompañado en el presídium por el director de la Facultad de Químico Farmacobiología, Gabino Estévez Delgado, el rector nicolaita recordó la necesidad de trazarse metas altas y coincidir en la diversidad por el objetivo final de la Casa de Hidalgo, que es la formación de sus alumnos para servicio de la sociedad.

Felicitó de manera especial al grupo de docentes que atienden el Laboratorio de Análisis de la Universidad Michoacana, por estar a punto de obtener la certificación en sus procesos bajo la norma ISO-15189, con lo cual se dará certeza a la sociedad de la calidad de sus procesos y diagnósticos.

Trabajar con calidad, sentido y conciencia depende de nosotros, está en nuestras manos, manifestó Serna González e invitó a todos los integrantes de la comunidad de Químico Farmacobiología a unir liderazgos, buscar coincidencias y en ese espíritu buscar salir de su zona de confort para trabajar en el proyecto de la acreditación del programa de estudios.

Con la presencia de Gloria Alicia Figueroa Aguilar, en representación de la Secretaria de Salud, Silvia Hernández Capi, el director Gabino Estévez Delgado, expuso la necesidad de homologar los programas de estudio y la nomenclatura de la profesión del Químico Farmacobiólogo, cuestión que se analiza a nivel nacional entre las 88 facultades que en México ofrecen estudios convergentes.

Luis Pasteur, químico de profesión, recordó Estévez Delgado, estaba convencido de que la ciencia y la paz triunfan sobre la ignorancia y la guerra, que las naciones se unirán a la larga para edificar y no para destruir, por lo que hizo un llamado a profesores, alumnos y personal administrativo a dejar de lado toda discusión que no aporte al fortalecimiento de la dependencia.

La comunidad de esta Facultad se adelantó a trabajar en la currícula académica que servirá como punto de partida para la homologación de programas a nivel nacional, además de afrontar como dependencia autónoma el reto de un mundo cambiante, en el que se deben adaptar los programas y métodos de estudio a los avances tecnológicos y prioridades sociales, manteniendo la identidad nicolaita que une a todos los integrantes de la Casa de Hidalgo.

A nombre de la planta docente, María Rebeca Tinoco Martínez, definió los objetivos de la educación como la formación de hombres y mujeres capaces de hacer cosas nuevas, no sólo repetir lo que otras generaciones han hecho.

Afirmó que la educación superior en México es la brújula que guía a un mundo complejo y agitado entre la abundancia de información que se obtiene. Entonces educar implica enseñar la capacidad para organizar y dar sentido al conocimiento, por lo que el docente del siglo XXI, señaló, debe ser formador de ciudadanos capaces de insertarse en el contexto local y global y a su vez dominar el arte de enseñar, actualizarse y saber utilizar las nuevas herramientas tecnológicas que ayudan en la labor de educar.

La profesora relató el trabajo de equipo entre varios colegas para lograr la certificación del Laboratorio de Análisis Clínicos que comparte la Facultad de Químico Farmacobiología con la de Odontología y la de Ciencias Médicas y Biológicas; para anunciar que en el primer trimestre del año 2017, se estará en condiciones de certificar este espacio de servicio a la sociedad bajo la norma ISO-15189, por lo que agradeció de manera especial a Oscar Castro Hernández,  Jazmín Cuevas Muñoz, María Elena Lara Pérez, y Lisbeth Mendoza Arroyo, por el esfuerzo realizado.

Finalmente, a nombre de los alumnos, Oswaldo López Barrera, acreedor al Premio Padre de la Patria por sus altas calificaciones, invitó a sus compañeros a seguir adelante rumbo a la acreditación de la licenciatura, ya que en la historia de la Facultad, pese a las carencias en infraestructura, material de laboratorio o docentes, el ímpetu de los estudiantes ha logrado dejarlas atrás.

Invitó a sus compañeros a estudiar y dar su mejor esfuerzo, dejar de lado divisiones, ser autodidactas, ser mejores personas, porque “en nuestras manos está el poder cambiar el mundo”, concluyó.

Acompañaron a la comunidad de Químico Farmacobiología durante la ceremonia, la delegada seccional del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana, Rosa María García Martínez, así como los directores de la DES de la Salud: Alberto Rolando Chávez Ramos, Ciencias Médicas y Biológicas; Ana Celia Anguiano Morán, Enfermería; Alejandro Larios Trujillo, Odontología; así como del titular del Instituto de Investigaciones Químico Biológicas, Homero Reyes de la Cruz.

El acento cultural de la ceremonia estuvo a cargo del grupo musical Pindécuecha, bajo dirección maestro Javier Bautista, además de contarse con la presencia cívica de la Banda de Guerra de la UMSNH.