MÉXICO, DF., 7 de diciembre de 2015.- El asunto de las pensiones y el financiamiento a la educación superior no debe verse como un asunto exclusivo de las universidades, es un problema de los estados y de la Federación, por lo que “tenemos que ir juntos, somos un equipo y solamente vamos a poder resolver el problema si identificamos con toda precisión cuáles son las dificultades”, afirmó el subsecretario de Educación Superior de la SEP, Salvador Jara Guerrero, en el marco del  Foro para el análisis y propuestas de mejora de los sistemas de pensiones de las universidades públicas estatales.

Según un comunicado, Organizado por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), el Foro congregó a rectores de todo el país, entre ellos el de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Medardo Serna González, quienes buscan  el intercambio de opiniones y experiencias para encontrar la mejor solución al tema de las pensiones.

Durante la puesta en marcha de los trabajos que tuvieron como sede la capital del país, Jara Guerrero destacó que en el tema ya se ha avanzado mucho, sin embargo ha faltado llevar a cabo las acciones concretas, “algunas universidades ya han avanzado en las modificaciones en sus sistemas y sin embargo los pasivos por jubilaciones y pensiones siguen incrementándose”.

El subsecretario de Educación Superior consideró que no se puede ver a las instituciones en lo individual, sino que se debe trabajar en conjunto para una estrategia nacional en donde no solamente contribuyan las universidades, sino los gobiernos estatales y el Gobierno Federal.

El ex rector de la Casa de Hidalgo y ex gobernador de Michoacán convocó a las universidades a trabajar, a la par del tema financiero, el asunto de la calidad académica, el cual se mide a través de indicadores de proceso, entre éstos los laboratorios, profesores, investigadores, pero no se ha logrado medir adecuadamente el producto, es decir, cuántos egresados tenemos y con qué calidad, medida ésta en términos de la viabilidad y del desarrollo para que puedan incorporarse satisfactoriamente al mercado laboral.

Otro tema, abundo, es la pertinencia, situación relacionada con el hecho de que se siguen privilegiando las carreras tradicionales en donde es muy difícil ya que el estudiante tengan empleo, porque no basta estar bien formado sino que se debe observar la viabilidad laboral.

En ese contexto, expuso, debe haber una estrecha vinculación con el sector productivo, a efecto de que las universidades sepan cuál es la potencialidad de empleo cuando egresen los jóvenes.

Fragilidad del sistema de pensiones no es exclusivo de universidades: ANUIES

En su oportunidad, el secretario general de la ANUIES, Jaime Valls Esponda destacó que es interés entender y definir con claridad la magnitud y alcance del problema de las pensiones e identificar los elementos necesarios para fundamentar propuestas pertinentes de política pública. “Tenemos que superar el enfoque en el cual cada institución atiende de manera aislada su problemática y optar por la atención integral del conjunto de universidades públicas, convocando a todos los actores involucrados a fin de tomar medidas transversales que ayuden a superar la situación actual, a través de una legislación para el tema”.

El objetivo final, abundó, es mejorar la situación financiera de las universidades para que cumplan con sus compromisos sociales y generen certidumbre y confianza, tanto a las generaciones de trabajadores actuales como futuras, sobre los beneficios que recibirán al retirarse y la solidez a los fondos de pensiones a los que hacen sus aportaciones.

Afirmó que es conveniente precisar que la fragilidad de los regímenes de pensiones y jubilaciones no es exclusiva de las universidades públicas estatales, se trata de una situación que afecta de igual manera los sistemas de pensiones tanto públicos como privados a nivel nacional e internacional.

Un cambio drástico en las variables demográficas  y la falta de previsión financiera han sido algunas de las principales causas que han agravado la situación de las pensiones y jubilaciones en todo el mundo, haciendo insostenibles las condiciones que fueron pactadas hace años.

En el caso de caso de las universidades públicas mexicanas, el problema empezó a atenderse en el seno de la ANUIES en el año de 2001, ya que en una reunión del Consejo de Universidades Públicas e Instituciones Afines, se acordó diagnosticar de manera estandariza los sistemas de pensiones y proponer soluciones  a este problema.

No obstante los esfuerzos realizados, señaló, el problema de las jubilaciones y pensiones afecta ya gravemente las finanzas de muchas instituciones y empieza a limitar su operación académica. “Esta situación es insostenible en un escenario en donde debe ampliarse la matrícula y mantener o incrementar la calidad de los servicios educativos para cumplir el compromiso sectorial de alcanzar una tasa de 40 por ciento en educación superior para el año de 2018, además de generar y aplicar innovadoramente el conocimiento y atender demandas de desarrollo regional”.

Exhortó a seguir invirtiendo en la educación superior y en el desarrollo de ciencia, tecnología e innovación, pero al mismo tiempo asegurar que las instituciones cuenten con finanzas sanas para garantizar que el personal académico y administrativo pueda retirarse en condiciones dignas.

Para lograr lo anterior se requiere la colaboración activa y comprometida de las autoridades federales y estatales para que en coordinación con las autoridades universitarias y las representaciones sindicales se sumen esfuerzos y voluntades para sanear y fortalecer los sistemas de pensiones, razonó.

Aprender de casos de éxito

El rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Medardo Serna González, expresó que la mayoría de las universidades públicas tienen problemas relacionados con las pensiones, y si bien hay algunas que ya han hecho reformas a sus sistemas, lamentable no han funcionado; hay un conjunto de universidades, las menos, que no han desarrollado las modificaciones, por lo que es preciso analizar los casos exitosos que han dado viabilidad, entre éstos las universidades de Nuevo León, de Guadalajara, y de Baja California, por lo que es necesario conocerlos, analizarlos y ponerlos en práctica con el consenso de autoridades y trabajadores.