MORELIA, Mich., 29 de abril de 2014.- En su visita a la capital michoacana, el director nacional del Instituto de Infraestructura Física Educativa (Inifed), Eduardo Hernández Pardo, destacó que por lo menos 7 mil planteles de Michoacán, requieren ser rehabilitados, por lo que se buscará atender este rezago en la entidad.

Precisó además que por lo menos 2 de cada 3 escuelas, representan un atraso en sus servicios sanitarios y de suministro de agua, muchas de ellas, con más de 30 años de haberse construido.

“Tenemos registro de más de 7 mil escuelas, el Gobierno del Estado deberá hacer un  trabajo minucioso para detectar escuelas de palitos, en el censo que el titular de la SEP encargó al INEGI se detectó que dos de cada tres escuelas tienen deficiencia en materia de condiciones sanitarias o suministro de agua por eso vamos a hacer un diagnóstico donde el año que entra se cierre para saber con precisión las escuelas que más necesidades tienen, así que el número total es que dos de cada tres tienen deficiencias en sus instalaciones sanitarias; y el programa de Escuela Digna y los recursos del estado deben focalizarse a esas necesidades” destacó.

Aunque reconoció que en años anteriores Michoacán dejó perder recursos para este rubro o no se sabe si fueron ‘desviados’,  dijo desconocer la cantidad precisa, sin embargo aseveró que para este año se dará atención en los municipios y lugares donde aún existen escuelas de palitos además de que se realizarán diagnósticos para conocer el estado en que se encuentran estos planteles.

Al respecto, el titular del Infed expuso que “los recursos emanan de dos fuentes, una son las aportaciones a las entidades federativas que vienen del presupuesto federal y el Estado ha recibido en años anteriores; la otra son los recursos que la SEP alinea como con este programa pero el ejercicio de esas aportaciones años anteriores no se dio de  manera eficaz, hay recursos que llegaron a la entidad para infraestructura escolar que no se aplicaron en tiempo y forma”, aseguró.

Añadió que “no tengo información suficiente, esto está siendo revisado por las instancias de fiscalización correspondientes, nos toca hacer la planeación para ejercer los recursos de 2014.

Refirió que el programa escuela digna prevé la necesidad de  abatir este tipo de aulas de palitos para el 2014, “la idea es que una escuela cuando ha satisfecho los primeros cuatro componentes, servicios sanitarios estado de funcionamiento mobiliario y accesibilidad reciban una certificación el gobierno del estado habrá de hacer la planeación detallada para que estas escuelas queden comprendidas en el programa del presente año”, dijo.

Hernández Pardo, manifestó que fue desde el año pasado que se ha tenido especial cuidado en que el gasto educativo se canalice a las escuelas y se haga el ejercicio correspondiente.

Detalló en este sentido que Michoacán recibió vía presupuesto federal alrededor de 300 millones de pesos y vía Escuela Digna 224 millones que se habrán de ejercer en infraestructura escolar y en rehabilitación de aulas y planteles, producto de la firma de convenio que este martes se signó con el Gobierno estatal que encabeza Fausto Vallejo y al que asistieron además el titular de la SEE Jesús Sierra Arias y el director del Instituto de Infraestructura Física Educativa estatal Lino Gasca.

El funcionario federal explicó que una certificación de escuelas oscila entre 500 mil pesos y 3 millones de pesos; mientras que las más afectadas en este rubro son las que poseen una baja matrícula, las escuelas multigrado y las situadas en zonas indígenas,  por lo que adelantó que este primer años los recursos habrán de focalizarse en este perfil de escuelas.

Mientras que Lino Gasca informó que para el presente año se pretende certificar a una cantidad aproximada de 150 centros educativos en Michoacán.