MORELIA, Mich., 11 de febrero de 2014.- México registra 52 millones de usuarios de Internet; no obstante, un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que 20 por ciento de las familias mexicanas son analfabetas digitales: no poseen una computadora, no por no escasez de recursos, sino porque desconocen su funcionamiento y utilidad.

El estudio reporta también que hay familias con una computadora, pero sin acceso a Internet por considerar que no tienen necesidad.

Así lo apuntó el senador panista Víctor Hermosillo y Celada, quien considera que lo anterior es consecuencia de que la ausencia de políticas públicas apropiadas en los terrenos de la educación, la ciencia y en materia de digitalización.

Con este argumento, presentó ante el Pleno del Senado de la República una iniciativa con proyecto de decreto que adiciona la fracción XVII del artículo 7º de la Ley General de Educación:

“La educación que impartan el Estado, sus organismos descentralizados y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios tendrá, además de los fines establecidos en el segundo párrafo del artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que infundir el conocimiento y el uso responsable de las tecnologías digitales, como medio para mejorar el desarrollo personal”.

Al referirse a la recién anunciada Estrategia Digital Nacional, Hermosillo y Celada indicó: “Resolver el analfabetismo digital requiere de cambios sustanciales en el sistema educativo del país y no se resuelve con la simple instalación de computadoras con conexiones a Internet en las escuelas”.

Apuntó que si bien la población consume tecnologías de la información y comunicación, no siempre por necesidades profesionales o educativas; el hecho de que las escuelas orienten eficazmente en torno a las herramientas digitales, detonará el crecimiento personal y de la nación.

El legislador por el PAN estableció que su propuesta no sólo pretende prevenir el mal uso de la información que circula por la red, “el Sistema Educativo tiene el compromiso de integrar en sus programas la formación sobre las herramientas que puedan mejorar las habilidades de los educandos”.

Pero además, advirtió, los niños y adolescentes son especialmente vulnerables, corren el riesgo de acceder a contenidos inapropiados o contactar con desconocidos a través de Internet y las redes sociales, “por eso que docentes y padres de familia deben seguir pautas que orienten su buen uso”.