MORELIA, Mich., 26 de noviembre de 2017.- La fiesta del mezcal artesanal en Morelia ha culminado, con claroscuros en los resultados de ventas ocasionados fundamentalmente por la logística del escaparate y la fecha elegida para llevarle a cabo, refirieron productores del espíritu participantes.

 

El Cuarto Encuentro Nacional del Mezcal, celebrado del 24 al 26 de noviembre en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo), trajo a la ciudad los sabores y los olores representativos de diversos municipios michoacanos, como Indaparapeo, Villa Madero y Charo, así como de entidades como Puebla, Oaxaca, Guerrero y Durango, contenidos en pequeñas botellas a la vista de los consumidores o en excéntricos envases con formas de calaveras, corazones y otros.

 

Y aunque los pasillos establecidos para el tránsito de los asistentes lucieron llenos de paseantes interesados en conocer sobre los mezcales artesanales de México y degustarles, se mantuvo recurrente el señalamiento de ventas por debajo de la expectativa entre los oferentes.

 

“Este domingo nos empezó a ir mejor en la venta, porque los primeros días casi no tuvimos actividad; nos fue mejor en 2016, este año los ingresos se nos cayeron alrededor de un 50 por ciento en el último año, así que creo que vamos a salir tablas con la inversión”, manifestó Arturo Arreola, de mezcal Guerrero Xaguar, procedente de Oaxaca.

 

Arturo Arreola expuso que aunque no se elevaron los precios en el comparativo anual, la reciente realización de la edición 2017 de El Buen Fin ha derivado en que la población evite destinar recursos a la adquisición de mezcales.

 

Una caída del 50 por ciento en comparación con el ingreso registrado en 2016 por este escaparate estimó asimismo Evelyn Martínez, de mezcal El Discípulo, de Oaxaca, quien atribuyó el descenso fundamentalmente a la competencia por el número de productores y la organización del encuentro, que no fue favorable a la comercialización.

 

“Estuvo mejor el año pasado, tenemos más afluencia de visitantes, pero menos ventas, recuperaremos la inversión que hicimos, pero no alcanzaremos la expectativa planteada; por una parte, la organización, que no definió espacios adecuados para el paso de los visitantes y eso no nos ayudó a la promoción de los productos, y por otra parte, hay una gran competencia”, refirió Evelyn Martínez.

 

En contraste, para otros productores el desempeño de sus ventas fue positivo, con “pequeños detalles” no vinculados al mismo.

 

“Registramos buenas ventas, recuperamos la inversión, es la primera vez que venimos y lo vamos a seguir haciendo”, precisó Raúl Perzino, de mezcal Arráncame la Vida, de Puebla.

 

Pérdida de mercadería por inseguridad pública fue la principal incidencia reportada por participantes en el Encuentro Nacional del Mezcal, que se oponen a un “buen evento en lo general”, mencionó Raúl Perzino.

 

“Nos fue muy bien con las ventas, cada vez más gente conoce nuestro producto y lo consume, así que recuperamos nuestra inversión y los llevamos un poco más”, agregó Yaremi Nava, de sotol La Flor del Desierto, en Chihuahua.

 

Expresó que aunque el sotol, bebida como el mezcal obtenida del agave, no está aún posicionado en el mercado doméstico, su calidad ha incentivando que un público creciente le prefiera.

 

De acuerdo con Ireri Rivera García, secretaria de Desarrollo Económico y Emprendedor, el Cuarto Encuentro Nacional del Mezcal dejaría una derrama económica por 8 millones de pesos y una afluencia de 6 mil personas, cifras similares a las detectadas en 2016.