CIUDAD DE MÉXICO, 22 de junio de 2016.- Los aumentos salariales anuales no sirven. El incremento salarial tiene dos objetivos: motivar a los empleados y evitar que busquen un trabajo mejor pagado. En su forma actual, el aumento tradicional no cumple muy bien ninguno de ambos propósitos.

“La verdad es que no se puede hacer mucho con el aumento anual”, dijo Evren Esen, director de programas de análisis de la Sociedad de Administración de Recursos Humanos. El Financiero indica que cuando la economía funciona bien, los ajustes anuales de salarios son de entre uno y dos puntos porcentuales por encima de la inflación. No es mucho. Los empleados esperan recibir por lo menos un ajuste por costo de vida, y un incremento salarial de dos por ciento no hace gran cosa por alentar una mejora de la conducta.

En el mejor de los casos, los empleados estrella reciben un aumento de cinco por ciento, apenas algo más que sus colegas medios, que en 2016 pueden esperar un incremento de 3.1 por ciento.

Más información: El Financiero.