MORELIA, Mich., 4 de junio de 2013.- Aunque algunos ciudadanos se mostraron comprensivos por la alza a la tarifa del transporte público debido a los continuos incrementos en los combustibles, los morelianos consideraron que otra vez la usuarios serán los más afectados en su economía, ya que los sueldos no tienen posibilidades de aumento.

Después de que el gobierno del estado permitió que el costo del pasaje aumentara un peso a partir de este martes, algunos choferes decidieron esperar a recibir la instrucción de la organización a la que pertenecen, sin embargo la inconformidad de algunos de los ciudadanos se hizo notar.

“¡No queremos el aumento!… los ciudadanos estamos cansados, los salarios no aumentan y a veces tenemos que tomar de cinco a seis combis, la economía no está para aumentar, por lo que en Michoacán necesitamos un pacto económico, nuestro salario no da para más” exclamó Carlos Vargas, mientras Quadratín buscaba las opiniones de los usuarios del transporte sobre la nueva tarifa.

De esta manera, aunque no todos los transportistas iniciaron este martes a cobrar los siete pesos, la mayoría de los ciudadanos manifestaron su inconformidad por la alza a una de las necesidades básicas de los ciudadanos.

“Por un lado está bien, por que los transportistas trabajan sin sueldo seguro, malo para nosotros, porque si pega de peso en peso”, señaló  Alejandra Morales.

“Está bien porque los del servicio público, a los choferes les pagan poco y les suben la gasolina, pero está mal porque mucha gente viaja con muchos niños, deberían considerar a quienes tienen muchos hijos en la escuela” indicó, María Rosa Calderón.

“Está mal porque uno por ejemplo de la tercera edad, un peso si nos hace mella en el bolsillo, las unidades algunas están en buen estado y otras en pésimas condiciones, deberían de dar mejor servicio, así los pagaría con gusto y menos de la noche a la mañana”, dijo José Concepción Pineda.

En este sentido, algunos conductores del transporte público reiteraron la necesidad de que la cuota incrementara debido a los altos costos de los insumos, principalmente el combustible, además de que reconocieron que deben hacer el esfuerzo de otorgar el servicio en mejores condiciones.

“Si es necesaria la tarifa, todo ha subido: el diésel, refacciones, gasolina, sobre todo para traer más o menos arregladas las unidades, todo eso tiene que ver, al subir la tarifa debemos traer las unidades limpias, que el pasajero se sienta cómodo y no tener quejas”, consideró Rosalío Cabrera.