MORELIA, Mich., 20 de febrero de 2014.- Ante la caída en la visita del turismo a la entidad los artesanos de Michoacán están obligados a buscar otra forma de comercializar sus productos, una alternativa es  exhibir sus piezas en ciudades del país que tienen altos flujos de visitantes, así lo consideró Liliana Merino Romero, directora del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart).

La funcionaria federal anunció que en marzo la dependencia a su cargo pondrá en marcha un programa que permitirá que los artesanos michoacanos puedan acudir a distintos puntos en la capital del país así como a otros lugares turísticos con la intención de mejorar sus ventas.

Refirió que los artesanos de Michoacán estaban acostumbrados a que los turistas vinieran a adquirir productos pero debido a que se redujo la frecuencia con la que éstos vienen se percibe una caída en las ventas.

Esta condición implica que aunque no se ha parado la producción de piezas su venta sí se menguo, por lo que se requiere buscar nuevos canales de comercialización para los productos michoacanos.

“Entonces ahora tenemos que sacar al artesano michoacano a los puntos en donde todavía hay mucho turismo dentro del país, como  la Ciudad de México, en donde tenemos como 10 puntos identificados de venta y zonas turísticas de poder adquisitivo importante”, afirmó.

Igualmente, mencionó que por medio del uso de redes sociales se están publicitando los puntos en donde se podrán adquirir las artesanías michoacanas así como sus características y técnicas.

Merino Romero estimó que de acuerdo a datos de Fonart en México cerca de 10 millones de personas se dedican a la producción de artesanías,  mientras que Michoacán ocupa el tercer lugar en el país en  este rubro.

Por otra parte, la  titular de Fonart mencionó que este año se podrán contar con 10 millones de pesos de inversión para el sector artesanal de la entidad, sin embargo, estos recursos se podrán incrementar con el concurso del gobierno del estado.

En la región de Tierra Caliente se alista un programa para el rescate de artesanías, porque la producción de piezas representa una fuente de ingresos para aquellas zonas que enfrenta problemas de empleo.