MORELIA, Mich., 19 de julio de 2011.- En el último año, la delincuencia organizada en algunas entidades y el temor de los usuarios han provocado reducciones de hasta 20 por ciento en el pasaje de autobuses, advirtió Gustavo Cárdenas, presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat), según una nota de Reforma. Para compensar la baja de pasaje, el empresario explicó que algunas empresas de autotransporte han tenido que cancelar o rediseñar rutas y reducir el número de corridas. “Es un problema muy fuerte que tenemos hoy en día y necesitamos mucha colaboración con el Gobierno.Estamos teniendo muchos problemas por la inseguridad”, destacó.En Saltillo, algunas rutas bajaron 30 por ciento; en Michoacán, otras lo hicieron 20 por ciento.”La reducción en el pasaje no es porque las bandas nos ataquen directamente, es por el miedo a viajar por carretera, por los fuegos cruzados o retenes que sufre todo el que usa una vialidad”, subrayó Novoa.Por ello, las empresas han establecido algunas medidas de protección para usuarios, conductores y unidades.Algunas han optado por evitar las salidas nocturnas en las localidades conflictivas; otras, cuando el chofer es víctima de un ataque directo o indirecto (retenes o fuego cruzado), lo cambian de ruta para evitar que abandone el trabajo.El presidente de la Canapat consideró que Nuevo León, Michoacán, Chihuahua, Coahuila y Durango son las entidades más afectadas, al igual que Zacatecas y Tamaulipas.El empresario enfatizó que los enfrentamientos entre las bandas de narcotráfico han ocasionado que algunos camiones se utilicen como barricadas o que éstos sean destruidos.Cárdenas dijo que la delincuencia organizada genera una pérdida económica para las empresas porque los autobuses de última generación son destruidos.En lo que va del año, indicó, han sido “tomadas” y destruidas 20 unidades, las cuales están valuadas entre 1.5 y 2.5 millones de pesos cada una.