MORELIA, Mich., 13 de marzo de 2014.- El delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Michoacán, Pedro Luis Benítez Vélez, informó que este año se gestionaron 133 millones de pesos a través del Programa de Fomento Agrícola en su componente de “Agroincentivos”, para apoyar a más de 20 mil productores de granos, dueños de poco más de 121 mil hectáreas.

Explicó que este programa es para impulsar y fortalecer la productividad, mediante incentivos económicos para la adquisición y el uso de insumos que incidan en una agricultura rentable; para recibir dichos recursos, cada productor tiene que registrar su solicitud en los Centros de Apoyo para el Desarrollo Rural (Caders) o bien en los Distritos de Desarrollo Rural; la ventanilla para este componente cierra el día último de este mes.

Pedro Luis Benitez Velez señaló que se otorgarán mil 100 pesos por hectárea; cada productor podrá registrar hasta 20 hectáreas, principalmente de granos como el maíz, sorgo y trigo. Los recursos podrían entregarse también en especie, de decir se dotaría a cada productor de fertilizante químico y orgánico para fortalecer la planta y potenciar la producción; el objetivo es contar con los insumos para que sean aplicados en tiempo y forma.

El delegado de la Sagarpa, mencionó que en Michoacán se tienen registrados 111 cultivos, los cuales se siembran en una superficie de un millón 052 mil 574 hectáreas; en cuanto a granos, destacó que el maíz en el ciclo primavera-verano, se siembra en 481 mil 600 hectáreas; arrojando una producción aproximada al millón 801 mil 964 toneladas, dando un rendimiento promedio de 3.74 toneladas por hectárea.

Mientras que de sorgo se cultivan 130 mil 788 hectáreas con una producción anual de 713 mil 877 toneladas con un rendimiento promedio de 5.46 toneladas por hectárea.

Resalto que en producción tanto de maíz como de trigo, Michoacán ocupa el tercer lugar a nivel nacional en la producción de estos granos y un cuarto lugar en la producción de trigo.

El funcionario federal explico que el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, ha asumido dos compromisos estructurales con el sector campesino; uno de ellos pasar de los subsidios a los incentivos productivos, transitando de un enfoque asistencialista, a una visión moderna del campo mexicano.

Además, se están implementando políticas públicas diferenciadas, a fin de apoyar con mayor eficacia tanto a los productores de autoconsumo, que laboran en la agricultura de subsistencia, como a quienes se dedican a la agricultura comercial con mayor potencial de crecimiento.

Dentro de las metas establecidas, se busca aumentar la participación de productos mexicanos en el consumo nacional; así como elevar la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto de nuestro país, agropecuario y pesquero, además de incrementar de manera importante la superficie de riego en nuestro país, entre otras.