CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril de 2014.- La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General de Población con el propósito de crear un protocolo que garantice en los centros de detención provisional, el trato digno y humano a los migrantes repatriados a nuestro país.

Según un comunicado, el dictamen, turnado por la Comisión de Asuntos Migratorios y avalado por 424 votos a favor, precisa que los mexicanos repatriados podrán tener comunicación telefónica, así como recibir alimentos, un espacio digno, enseres básicos para su aseo personal y atención legal, psicológica y médica; asimismo, en las instalaciones se evitará el hacinamiento.

Además, deberán ser informados respecto de los diversos programas y apoyos que pueden recibir y podrán ser apoyados para el traslado a su lugar de residencia en México.

No deberán ser discriminados por las autoridades a causa de su origen étnico, sexo, género, edad, discapacidad, condición social o económica, estado de salud, embarazo, lengua, religión o cualquier otra circunstancia.

Establece que los centros de recepción deberán contar con áreas de estancia separadas para mujeres y hombres, pero garantizando el derecho a la preservación de la unidad familiar, excepto en los casos del interés superior de la niña, niño o adolescente.

Se crearán espacios separados para alojar a niñas, niños y adolescentes repatriados no acompañados en tanto son canalizados a instituciones.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Asunto Migratorios, Amalia García Medina (PRD), sostuvo que los migrantes deportados a México deben gozar del respeto a sus derechos humanos los cuales siguen vigentes.

“El propósito es que se establezca de manera puntual y precisa un protocolo de actuación que muestre paso a paso cómo se debe tratar a quienes han aportado tanto a nuestro país, pero se fueron porque aquí no habían encontrado oportunidades, forzados por las circunstancias”, explicó.

Subrayó que es una situación verdaderamente dolorosa e inaceptable no garantizar ese trato digno.

“La posibilidad de tener enlace telefónico es lo que más requiere alguien que ha sido deportado y regresa a nuestro país es tener comunicación con su familia, informarles en dónde está”.

Llamó a reinsertar en el tejido social a quienes han sido deportados, de tal manera que no estén en una situación de precariedad.

Al dar la posición del grupo parlamentario de Nueva Alianza, el diputado René Fujiwara Montelongo, señaló que de acuerdo con datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en 2011 habían 11.7 millones de mexicanos residiendo en Estados Unidos, lo que equivale al cuatro por ciento de la población total del vecino país.

“La realidad es que en estas deportaciones se constituyen sistemáticamente violaciones a sus derechos humanos por parte de la autoridad migratoria; se enfrentan con múltiples problemas como la falta de un documento de identificación, ropa adecuada para el frío, un lugar para dormir, el acceso a la justicia, extorsiones, entre otros problemas que les complican el retorno digno”, refirió.

Del PT, la diputada Loretta Ortiz Ahlf aseguró que los mexicanos y centroamericanos son arrojados desde la frontera norte a territorio nacional, sin que hayan políticas públicas o programas gubernamentales orientados a apoyarlos.

“En muchas ocasiones, por no contar con los medios económicos para trasladarse a sus lugares de origen, se quedan en las ciudades de la franja fronteriza, con los consecuentes problemas de sobrepoblación o de población flotante en esas zonas y desconocimiento del entorno que les rodea”, añadió.

La diputada Aída Fabiola Valencia Ramírez, de Movimiento Ciudadano, pidió al Ejecutivo frenar esta migración “explosiva en donde se están yendo mujeres y hombres de Oaxaca y Veracruz, entre otros estados”.

“Creo que tendríamos, como Cámara de Diputados, que enviarle una misiva al presidente Obama para que frene la deportación de nuestros migrantes; hay una cacería de ellos. Yo no sé qué haría Estados Unidos sin la mano de obra barata que está expulsando a nuestro país”, dijo.

El diputado David Pérez Tejada Padilla (PVEM) resaltó que en los primeros seis meses del 2013 hubo 189 mil 493 repatriaciones registradas según datos del Instituto Nacional de Migración (Inami).

“Asociaciones civiles y ONG´s que operan a lo largo de la frontera a favor de los migrantes, son quienes terminan siendo los proveedores de alojamiento, vestido y comida para los repatriados o deportados desde América del Norte”, afirmó.

Del PRD, la diputada Iveth Valles Sampedro informó que según datos del Inami en el 2012 los Estados Unidos repatriaron a México 369 mil 492 connacionales. Para 2013 fueron 332 mil 614 mexicanos, repatriados a través de nueve puntos ubicados en Baja California, Chihuahua, Coahuila y Sonora.

Agregó que del total de mexicanos repatriados, 16 mil 853 eran menores de edad; de estos 2 mil 834 se encontraban con algún familiar y el resto, 14 mil 19, fueron recibidos por el instituto en calidad de niñas, niños y adolescentes no acompañados.

El diputado Néstor Gordillo Castillo (PAN) enfatizó que en los últimos cinco años hubo más de 2 millones de mexicanos repatriados y 824 mil más que regresaron de forma voluntaria.

“Su situación de vulnerabilidad los hace más propensos a enfrentarse al riesgo de ser llevados a las filas del crimen organizado o ser víctimas de la trata de persona y del tráfico humano en sus distintas modalidades, situación que se agudiza debido a que muchas veces se enfrentan con la corrupción y discriminación por parte de las autoridades migratorias”, indicó.

Por su parte, el diputado Javier Guevara González, del PRI, resaltó la importancia de alcanzar un acuerdo migratorio que otorgue condiciones de estabilidad laboral y garantizar el respeto a los derechos humanos de los trabajadores migrantes mexicanos en la Unión Americana.

“Deben explotarse todas las vías de cooperación internacional, tendientes a alcanzar acuerdo de colaboración para regular el flujo seguro, eficiente de personas, particularmente en la frontera, protegiendo los derechos humanos de los migrantes sin importar su estatus migratorio”, puntualizó.

Al hablar a favor del dictamen, el diputado Ricardo Mejía Berdeja (Movimiento Ciudadano) indicó que “nunca ha habido como hoy en la historia del país, una forzada repatriación de la magnitud que hoy hay en Norteamérica”.

Por último, el diputado el diputado del PAN, Raúl Gómez Ramírez, dijo que “sin importar color partidista, exigimos un trato digno hacia con los repatriados, porque no son delincuentes”.