MORELIA, Mich., 9 de octubre de 2019.- Sí bien es cierto el reto es complicado ante los campeonatos alcanzados en 2005 y 2011, el técnico de la Selección Mexicana Sub 17, Marco Antonio Chima Ruiz, no se lo toma como presión, sino al contrario, al señalar que es una motivación extra de cara a la Copa del Mundo Brasil 2019.

“México se ha ganado un prestigio en esta categoría, pero lejos de ser una presión para este grupo, tiene que convertirse en una gran motivación, un gran ejemplo y creo que los muchachos hasta el momento lo han asimilado de esa manera. Han hecho las cosas bastante bien, lograron el pase al Mundial de manera contundente, no es fácil ganar todos los partidos. Vamos con todas las expectativas, las más altas, de pasar fase por fase con la idea de instalarnos en la final”, declaró el director técnico.

Previo a su participación en territorio Carioca, el representativo azteca disputará del 13 al 19 de octubre, una serie de partidos amistosos contra su similar de Argentina, Nueva Zelanda y Canadá, con el objetivo de afinar detalles rumbo al mundial de la especialidad.

“Tenemos una gira de preparación en Argentina para lograr los pequeños detalles que nos faltan y tener un buen funcionamiento, encontrar un 11 inicial, aunque ya vamos muy avanzados en eso. Enfrentaremos a Argentina, Canadá y Nueva Zelanda. Hay que enfocarse en puntos finos defensivos y ofensivos y tratar de elegir lo mejor”, mencionó sobre la preparación final.

Por último, Marco Antonio Ruiz, advirtió que su equipo escribirá su propia historia en el certamen mundialista.

“Son generaciones distintas, tenemos que verlo como un ejemplo, sacar lo mejor de cada proceso triunfador. Hay que escribir nuestra propia historia, que tomen esos ejemplos como un reto personal. Este año el equipo ha ido creciendo, los últimos tres torneos fue campeón; en Concacaf, Japón y Holanda. Estamos preparados para otras cosas y si no lo conseguimos, de nada sirve lo anterior”, concluyó.