Francia es un digno campeón de un mundial donde hubo muchos goles y poco Futbol y donde las sorpresas nunca se terminaron.