GUADALAJARA, Jal,. 3 de mayo de 2021.- La clavadista mexicana Alejandra Orozco, junto a su compatriota Gabriela Agúndez, consiguieron plaza olímpica para los Juegos Olímpicos de Tokio; sin embargo, previo a esa alegría, la deportista azteca revela desde tierras olímpicas, que sabe por lo que están o pasaron todos sus colegas, porque este proceso de adaptación por la pandemia no fue fácil y más porque no se sabía si se podría realizar la justa veraniega. 


 “Lo que más nos ha costado en este proceso o con este cambio como es la situación fue la incertidumbre. En lo personal, estar primero que si se hacían, si no se hacían los Juegos Olímpicos, después cómo eran los entrenamientos y la adaptación en casa.

Después, cuándo y cómo podíamos regresar a la alberca: esa pequeña incertidumbre que se dio fue un poco que nos podía mover la mente o estar como en duda o estar como con ese estira y afloja en los entrenamientos, pero fue lo que nosotros decidimos no darle tanta importancia sino concentrarnos en que teníamos esa oportunidad de mejorar, crecer y avanzar.

Vencer esa partecita ha sido primordial y bueno, como todos hemos tenido situaciones difíciles en la pandemia, tanto deportivas, como familiares, tener que lidiar con esos dos ámbitos. Sabíamos que teníamos que ser empáticos porque no somos los únicos que lo estábamos viviendo, pero teníamos que buscarle el lado positivo para seguir motivándonos y avanzar”, expresó Alejandra.


Aquí, la nota completa. http://bit.ly/3nVLHNL