MORELIA Mich., 21 de mayo de 2020.- La actual temporada de softbol de la National Pro Fastpitch (NPF) fue cancelada, pero esto no desanima a las jugadoras de la selección mexicana, ya que su preparación sigue con la posibilidad de tener partidos de fogueo en el mismo territorio estadounidense y con la firme mentalidad de ganar el oro olímpico en Tokio 2020.

De acuerdo a un comunicado de prensa, el pasado 15 de mayo, Cheri Kempf, comisionada de la liga, dijo que se daba por terminada la campaña para “priorizar la salud e integridad de las jugadoras” ante el Covid-19.

Cabe mencionar que el pasado 17 de octubre, la selección nacional de México y el equipo Cometas de Cleveland renovaron su convenio de trabajo con el compromiso de competir en la campaña NPF 2020.

“Lo importante es que pese a cancelarse la Liga, nuestra preparación no, porque al parecer y si lo autorizan las autoridades correspondiente de Estados Unidos, tendremos juegos de preparación en Chicago contra el local Bandits y California Commotion”, comentó en entrevista la jugadora Stefania Aradillas Alanis.

Hasta lo que sabe, los encuentros que servirán para mantener el nivel, están planeados para disputarse a finales de julio y principios de agosto. “Se realizaría la competencia con todas las medidas de seguridad, y enfrentar a un equipazo como el Bandits nos ayudará mucho”, apuntó la jardinera derecha, quien desconoce si jugarán como México o Cleveland dichos partidos.

Insistió en que se hayan pospuestos para el próximo año los Juegos Olímpicos Tokio 2020 “nos sirve para mejorar, sobre todo que ya tenemos la plaza. Solamente nos queda trabajar para lograr buenos resultados. Por el momento estamos muy tranquilas y motivadas porque todas las autoridades deportivas no nos han soltado, están muy al pendiente de nosotras y eso nos motiva”.

Sobre la posibilidad de que se cancelen los Juegos Olímpicos de Tokio y por tal motivo se desanimen, señaló que no hay preocupación de eso porque “todas, en reuniones virtuales, hemos trabajado mucho con una psicóloga y sabemos bien que es algo que está fuera de nuestra manos”, concluyó Aradillas, quien lleva una década portando el uniforme de la selección mexicana.