MORELIA, Mich., 8 de junio del 2014.- Sólo un tubo fijo al piso, de unos dos metros de altura como mínimo, y ropa cómoda, es lo que se requiere para realizar una nueva disciplina deportiva en boga en la capital michoacana: el pole fitness.

Este domingo, las barras que fijan los juegos del área infantil en el Bosque Cuauhtémoc se convirtieron en herramientas deportivas para un conjunto de mujeres de todas las edades que en esta ciudad practican el “pole” desde hace varios años. Ellas mismas se autonombran “puleras”.

En 2010, aproximadamente, esta disciplina llegó a la capital del estado y se unió a la oferta de opciones deportivas para realizar en un gimnasio o hasta en casa. El zumba, el pole fitness, el spin, y otros, son lo que ahora aparecen en los letreros de algunos gimnasios como opción para ejercitarse, y en el caso del “pole”, también para distraerse y divertirse.

Contó la instructora, Yessica Mariscal Sayto, que esto comenzó en hace más de una década en Las Vegas, Estados Unidos, y se extendió al resto del continente, con una importante recepción por el resto de los países, aunque existe cierta estigmatización al realizar este deporte, pues según cuenta Gema Aidé Martínez Girón, que la gente que no conoce de este deporte cree que esto es una práctica exclusiva de stripers.

La intención de la practicar el “pole urbano”, como ocurrió esta mañana en el bosque Cuauhtémoc, es dar a conocer este deporte, señaló Mariscal Sayto.

En un rápido chapuzón a la web, encontramos que los antecedentes de este deporte se encuentran en la India, en un deporte hindú llamado mallakhamba que se practica desde el siglo X, que consisten en realizar ejercicios gimnásticos apoyados de un tubo o una cuerda fija de manera vertical. Este ejercicio servía para concentración y resistencia corporal.

En su forma americana, o más bien estadounidense, este deporte fue nombrado “pole”, y era parte de los espectáculos de circo o de los acróbatas ambulantes desde principios de siglo XX en los Estados Unidos. Sin embargo, esta práctica fue modificada y utilizada como un baile erótico en bares estadounidenses desde la década de los 80, que ya no sólo consistían en mostrar la habilidad y la resistencia de los deportistas, que en ese entonces se cerró sólo a mujeres, sino que lo envolvieron en una especie de espectáculo erótico que finalizaba con un desnudo, calificado como un strip tease.

Luego de toda esa vuelta, se retoma el pole como deporte, pero ya no como mallakhamba, sino con el estigma del strip tease, pues lo practican sólo mujeres, por lo menos en la capital michoacana, y su práctica ahora también se relaciona con la sensualidad, la autoestima y la seguridad personal en las mujeres.

Por lo pronto, en la capital del estado son ya como 500 mujeres las que lo practican de todas las edades. Si Usted busca practicarlo, existe un gimnasio ubicado en la avenida Acueducto, número 920, dentro de la llamada Plaza Acueducto, en la segunda planta. Las sesiones son de una hora y son de lunes a viernes, de 8 a 10 de la mañana y de 5 de la tarde a 9 de la noche.