MORELIA, Mich., 15 de febrero de 2016.- El jugador de los Minnesota Timberwolves, Zach Lavine, se consagró como el rey del concurso de clavadas de la NBA en su edición de 2016 gracias a su sorprendente capacidad atlética; sin embargo, la decisión del jurado no convenció a todos los aficionados del deporte ráfaga.
De acuerdo a un comunicado de prensa, el número 8 de los Wolves causó furor con su último enceste, en el que saltó desde la línea de tiros libres, pasó el balón entre sus piernas, y encestó a una mano con una violencia descomunal, suerte que dejó atónitos a los asistentes del evento.
Pese a la gran actuación de LaVine, algunos de los espectadores tuvieron como favorito de la competición a Aaron Gordon, del Orlando Magic, quien trabajó una serie de encestes impresionantes junto a la mascota de su equipo.
Aquí, más información. http://bit.ly/20WhG1n