MORELIA, Mich., 24 de noviembre de 2017. – El ariete argentino, Lionel Messi recibió su cuarta Bota de Oro que lo acredita como máximo goleador de las ligas europeas.

De acuerdo a Record, El presentador de la gala ya había avisado, al inicio del acto, que no era el día para hablar del futuro del astro argentino, un asunto que cada día que pasa parece menos resuelto.

El Barcelona anunció, en julio pasado, la renovación hasta 2021 del actual contrato de Messi, que finaliza esta temporada, y el aumento de su cláusula de rescisión hasta los 300 millones de euros.

Acompañado de su mujer, Antonella Roccuzo, y de su hijo Thiago, y arropado por sus compañeros Luis Suárez, Andrés Iniesta y Sergio Busquets, y por el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, salió Messi a recoger su premio.

Siempre dije que los premios individuales vienen de la mano del colectivo. Es un premio de todos, sin ellos no hubiese hecho los goles que hice. Esto es algo de todo el grupo; destacó el punta rosarino.

También se refirió a que nunca se ha considerado un delantero al uso y habló de su evolución como futbolista: Igual que he crecido fuera del campo lo he hecho dentro. He ido mejorando y acumulando cosas a mi juego y, cada día, disfruto más de ser jugador.

Messi fue cuestionado sobre algo de la actualidad azulgrana: su suplencia en Turín, a la que no ha dado importancia: Cada vez hay que cuidarse más, porque cada vez las temporadas son más duras; apuntó.