Panóptico

Panoptico265
20/julio/2011 0:00
Arturo Hernández Gutiérrez/Quadratín
print this page
-A  A +


En un ambiente de normalidad democrática, el mejor recurso para dirimir y conciliar diferencias es la celebración de elecciones directas y abiertas.El o los triunfadores gozarán, además de obtener la hegemonía sobre determinado grupo, de un capital político nada despreciable y, en consecuencia, de una alta independencia y capacidad de maniobra.¿Puede esperarse un desenlace de tal naturaleza de los procesos para elegir candidatos a presidentes municipales y diputados locales por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Michoacán?Hay más dudas que certezas, porque la mayoría de los actores políticos en la entidad no saben reconocer las derrotas y casi siempre atribuyen las mismas a “maniobras ilícitas” de los vencedores.Es más, en el extremo de la negación de la realidad los vencidos se vuelven “Quintas Columnas” que debilitan a los ganadores y, por ende, al partido político.Si Fausto Vallejo Figueroa ascendió con una fuerza inesperada a la precandidatura única del tricolor al Solio de Ocampo, los términos de las convocatorias para elegir alcaldes y diputados locales pusieron al descubierto una falta de entendimiento casi general al interior del PRI por dichas posiciones.Desde ahora puede adelantarse que más de un contendiente perdedor no se sumará al rival ganador e, incluso, pasará a las filas políticas opositoras con un alto nivel de resentimiento.Aunque en el PRI haya la emergencia de cuadros nuevos, prevalecen viejas prácticas que todavía no permiten el nacimiento de una normalidad democrática.A pesar de que hay algunos candados para la utilización de recursos económicos en esta precampaña, nada permite garantizar el uso indiscriminado de este factor para alzarse con la victoria.No hay que pasar por alto el reciente proceso interno del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y las denuncias de varios contendientes sobre un presunto manejo desproporcionado de dinero de parte de Silvano Aureoles Conejo.Así las cosas, la tan pregonada unidad priísta -de cara al proceso electoral para renovar los poderes políticos locales- estaría en tela de juicio y el tricolor llegaría ostensiblemente debilitado a la cita con las urnas.¿Tienen Fausto Vallejo Figueroa y los dirigentes de todas las expresiones algún plan para que de los procesos de elección de candidatos a ediles y legisladores locales emerja una unidad real, desde las bases hasta la cima de la pirámide?***Puras baladronadas formulan en estos días los perredistas, particularmente Jesús Zambrano, Víctor Báez, Fabiola Alanís y Alfredo Ramírez, entre otros.“Si al diablo no le tenemos miedo, menos al ente tricolor”, espetó el dirigente nacional del PRD tras denunciar que “gobernadores, ex gobernadores y personalidades del PRI están arribando a la entidad con equipos y recursos multimillonarios para buscar obtener a como dé lugar el triunfo en el estado el próximo 13 de noviembre”.Báez, Alanís y Ramírez le propinaron, por su parte, una “felpa” verbal a Vallejo Figueroa, por atreverse a decir que era “cardenista”.De esas y más perlas discursivas estarán presenciando los michoacanos casi todos los días. La pregunta obligada es ¿cuándo empezará la presentación de propuestas serias para sacar al estado del rezago que hay en muchos rubros?En esta tesitura, no estaría mal que Silvano Aureoles explicara qué fue lo que hicieron bien los últimos dos gobiernos perredistas, de manera tal que si él llega al Solio de Ocampo, se pasaría de la transición a la consolidación.Ya están cerca los días en que el polémico expresidente municipal de Zitácuaro y extitular de la Sedagro (hoy Sedru) tenga que abordar con seriedad y a profundidad temas sustantivos, como el de la inseguridad pública y las finanzas estatales.***Será por encuesta como definirá el PRD la candidatura a la presidencia municipal de Huetamo. Aunque un diario de circulación estatal sostuvo que el médico pediatra y jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 3 de la SSM, Elías Ibarra, ya tiene asegurada dicha posición, lo cierto es que el galeno está pensando más en el retiro que en seguir en la arena política.Ibarra tiene un fuerte arraigo en su tierra natal, producto de una labor social de casi una década, y ello hace pensar a las cabezas de las corrientes perredistas estatales y locales que es el mejor perfil para ganarle el municipio al PRI.Sin embargo, Ibarra planea renunciar al cargo que ostenta en los próximos días y estaría reconsiderando su regreso a la vida profesional particular al resultado de la encuesta.Fuentes cercanas al PRD confiaron que el pediatra está más interesado en buscar una curul en el Congreso del Estado que ser el Jefe de la Comuna huetamense.

NOTAS RELACIONADAS

eñ
Estado ficto
24/octubre/2014 10:06
zedillo
Sobremesa
24/octubre/2014 9:56

MÁS EN OPINIÓN