Panóptico

Panoptico252
01/julio/2011 0:00
Arturo Hernández Gutiérrez/Quadratín
print this page
-A  A +


En tiempos electorales los desbordamientos verbales son bastante comunes. Los políticos, en aras de preservar o ganar nuevas posiciones, sueltan la lengua sin medir resultados mediatos. Decía Voltaire que "el secreto de no hacerse fastidioso consiste en saber cuándo detenerse".La frase aplica en estos días para Leonel Godoy Rangel, cuya estrella ha entrado en franca declinación y el interés ciudadano hacia su gobierno es uno de los más bajos de los que se tenga registro en la entidad en periodos de cierre de administración.El titular del Ejecutivo michoacano debería prepararse para la ola de críticas que le espera en las próximas semanas y meses, antes de formular declaraciones que permiten vislumbrar un escenario de fuerte confrontación en el proceso para renovar los poderes locales.Godoy Rangel lleva un par de días acusando a Luisa María Calderón de no sujetarse a lo que establece la Ley Electoral, al usar recursos federales en sus trabajos proselitistas para obtener la candidatura del PAN al Solio de Ocampo.El gobernador saliente no dice nada nuevo y únicamente busca el aparador mediático, porque desde semanas atrás tanto medios nacionales como estatales han denunciado el proceder de la hermana del presidente de la república.Hay otros temas en que el mandatario debería estar más interesado, especialmente en el área de comunicación social y la estrategia para encarar los ataques de los partidos opositores en varios rubros, sobre todo, los de seguridad y finanzas públicas.Ni el argumento de que el endeudamiento contraído por su administración fue para obra social, ni las ruedas de prensa para sostener que el pago de los empréstitos será bajo generosas condiciones disipan las dudas, las interrogantes sobre el fuerte crecimiento de los pasivos públicos en la presente administración estatal.***Hace cuatro años dije en este mismo espacio que la derrota de Enrique Bautista Villegas frente a Leonel Godoy Rangel en la contienda interna para la candidatura perredista al gobierno del estado suponía un debilitamiento de la hegemonía cardenista al interior del partido del Sol Azteca.El reciente triunfo de Silvano Aureoles Conejo confirma mi hipótesis, sobre todo si consideramos que en esta ocasión el exsecretario de Gobierno de Lázaro Cárdenas Batel también esgrimió que detrás de sus pretensiones estaban ambos exgobernadores.Es más, no hay que olvidar que el legislador con licencia fue “placeado” por más de dos semanas por tierras michoacanas por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.Bautista Villegas tiene todo el derecho de impugnar lo que a su juicio no se ajustó a la normatividad electoral en el proceso interno de su partido, pero sería pertinente que sopesara mejor los pasos a seguir y aceptar que la fuerza del cardenismo al interior del PRD está en una fase menguante.No hay que engañarse y asumir que de ahora en adelante esa corriente que fue predominante en las filas de la izquierda por muchos años tendrá que aprender a coexistir con otras fuerzas emergentes y una de ellas es la que encabeza Aureoles Conejo.¡Qué bueno! que los liderazgos al interior del PRD sigan reivindicando los valores del cardenismo, pero lo cierto es que desde hace un buen tiempo entre los grupos hegemónicos perredistas prima el pragmatismo y no los principios ideológicos.*** Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela se prepara ya para buscar nuevos escenarios políticos, posiciones desde las cuales pueda ayudar al PRI a recuperar la gubernatura michoacana en noviembre próximo y la presidencia de la república en julio de 2012.El joven político solicitará dentro de pocos días permiso definitivo para alejarse de la alcaldía zitacuarense y preparar el camino para ocupar un nuevo espacio, ya sea en el Congreso del Estado o en San Lázaro.Víctima del golpe político-judicial que quiso dar Felipe Calderón en Michoacán en mayo de 2009, Ixtláhuac Orihuela dejará -no obstante una ausencia de casi un año en el cargo- buenos dividendos al próximo edil, especialmente en los rubros financiero, educativo y desarrollo social.Es altamente posible que el jefe de la Comuna zitacuarense anuncie su decisión luego de la inauguración de obras importantes, como el Complejo Saleciano, la Universidad Intercultural, el Centro de Convenciones, el nuevo panteón municipal, entre otras.Es su afán por no dejar pendientes y cumplir al ciento por ciento el Plan Zitácuaro, Ixtláhuac Orihuela aceleró dichos trabajos, no obstante que varias de esos proyectos estaban en el rubro de obra convenida y los recursos no fluían como se esperaba.Independientemente de ello, en un plazo no mayor de una semana, estaría inaugurando dichas obras por un monto cercano a los 60 millones de pesos y que beneficiarán a decenas de miles de zitacuarenses.Otro activo que no debe pasarse por alto es la herencia de no adeudos, amén del pago de un empréstito que databa de la administración perredista de Aureoles Conejo y Lourdes Jiménez Coronel.¿Quién quedará al frente de la administración? Están evaluándose seis perfiles. La decisión deberá ser ratificada por la LXXI Legislatura, previo consenso de la bancada priísta.***Mario Vallejo y Sergio Vergara pregonan que en Zitácuaro no habrá proceso interno para la selección de candidatos del Sol Azteca a la alcaldía y diputación local.No están hablando con la verdad. Cierto, el lunes antepasado se reunieron con Víctor Báez Ceja, para dicho efecto.Sin embargo, fuentes cercanas a la dirigencia estatal nos comentaron que no se estableció el compromiso de reservar el municipio, toda vez que Vallejo y Vergara sólo estarían representado a dos de las seis corrientes internas que hay en el PRD de Zitácuaro.Báez Ceja les dijo que tomaba nota de sus inquietudes, pero que no se podían establecer acuerdos sin la presencia de los demás actores.Si Aureoles Conejo se vanagloria del pasado proceso interno que lo llevó a la candidatura a la gubernatura, ¿ por qué no realizar elecciones internas y abiertas en Zitácuaro?Un ejercicio de dicha naturaleza permitiría ver cuál es la verdadera penetración de Vallejo y Vergara entre la ciudadanía, más allá del arropamiento que les puede dar el haber apoyado a Aureoles Conejo.


MÁS EN OPINIÓN